None

Maniobra de Fondeo

Consejos para fondear con seguridad

14 de Marzo de 2023
·
por uCharter

Categorias : Consejos

 

 EL FONDEO

 El fondeo es una de las maniobras más importantes que deberemos realizar a bordo del barco durante nuestra jornada de navegación. Durante el día, pasaremos la mayor parte del tiempo en calas y playas, de modo que tenemos que estar seguros de que hemos «tirado» el ancla correctamente. De lo contrario lo que en teoría tienen que ser un día maravilloso de vacaciones puede convertirse en una pesadilla.

 

 LA METEO

 Lo primero que debemos tener en cuenta son las condiciones meteorológicas que tenemos en ese momento, y las que vamos a tener mientras estamos fondeados. Siempre debemos buscar resguardo tanto del viento como del oleaje. Por lo tanto es muy importante tener clara la previsión meteorológica. Nos podemos informar de ella en apps como Windy o MeteoMarine.

 

 ELEGIR UN BUEN LUGAR PARA FONDEAR

 Una vez elegida una zona resguardada, debemos encontrar un tendedero adecuado. Una zona con un tipo de fondo blando y con una profundiad de sonda adecuada. Como navegamos con motora, de poco calado, nos podemos acercar más a la costa.

 Recuerda que está prohibido fondear en los canales de acceso a los puertos, calas y playas (si están balizadas), y dentro de las zonas de baño debidamente balizadas. Si la playa no estuviera señalizada, la distancia de seguridad sería de 200 metros. En todo momento debe respetar estas zonas, tanto por su seguridad como por la de los demás.

 Es importante tener en cuenta que está totalmente prohibido fondear sobre las praderas de posidonia. Estas plantas marinas endémicas del mediterráneo, son unas grandes productoras de oxígeno y dan refugio a una gran cantidad de especies marinas. Lamentablemente en los últimos años su población se ha visto notablemente reducida debido a los fondeos indiscriminados.

 

 LA MANIOBRA DE FONDEO

 Al tener clara la zona y el tipo de fondo marino, es el momento de fondear. Para ello debemos tener el ancla destrincada y a la pendura, lista para soltarla. Los pasos a seguir para realizar un buen fondeo son:

1. Colocados ya con la proa al viento y con arrancada suficiente para tener gobierno, visualizamos el sitio dónde queremos que la embarcación quede colocada. Avanzaremos, con poca arrancada, unos metros del sitio donde hemos elegido fondear, controlando la profundidad y la distancia con las otras embarcaciones.

2. Preparar bien el ancla, su cadena y el cabo, para que al lanzarlo al mar no tengamos ningún problema.

3. Una vez elegido el sitio y ya posicionados un poco más adelante de dónde nos queremos quedar, soltamos el ancla lentamente.

4. Mientras filamos (soltamos) la cadena estamos sin ninguna marcha hasta que el ancla y un poco de cadena tocan el fondo marino. Una vez han llegado abajo, damos un poco atrás con el motor para que el ancla se clave bien en el fondo y la cadena quede alineada, sin amontonarse.

5. Soltamos paulatinamente los metros de cadena necesarios, para que ésta siempre quede tensada y en línea con el ancla. Con buen tiempo vamos a soltar entre tres y cuatro veces la profundidad de sonda a la que nos encontramos y con mal tiempo o fondos de dudoso agarre entre cinco y seis veces la sonda.

6. Una vez fondeados, podemos comprobar que la embarcación no garrea observando el movimiento de la línea de fondeo. Si esta está constantemente tensada y vibrando, significa que el ancla no ha agarrado y el barco va hacia atrás. En cambio si vemos que la cadena se tensa y destensa continuamente (actuando como un muelle) significa que el ancla está bien clavada.

7. Debemos asegurarnos que hemos dejado suficiente distancia de resguardo con las embarcaciones cercanas y tomaremos dos enfilaciones (referencias) a la costa, una por cada costado o bien pondremos alguna alarma de sonda o antigarreo, para asegurarnos de que el barco no garrea.

8. Una de las cosas a vigilar al estar fondeados es si la dirección del viento cambia. Deberemos tener en cuenta su borneo (movimiento circular que describe un buque alrededor de la posición de fondeo. El centro de este círculo está dado por el ancla arraigada al fondo y el radio de borneo es prácticamente igual a la longitud de cadena filada más la eslora de la embarcación). Hay que estar seguros que en este círculo esté todo despejado.

9. Durante los meses estivales es prácticamente imposible tener tanto espacio en una cala o una playa. Seguramente habrá bastantes embarcaciones más cerca de lo que quisiéramos. De modo que, ante un cambio de viento debemos estar al tanto del borneo de los otros barcos, ya que no todos van a girar al mismo tiempo.

10. Una vez vemos que la embarcación no garrea y que el círculo de borneo es seguro (no tenemos ninguna embarcación ni rocas cerca con las que podamos chocar), podemos apagar el motor y sacar las defensas.

11. Bajo ningún concepto dejaremos de vigilar la embarcación mientras esté fondeada, ya que en caso de negligencia el seguro no se hace cargo de los daños.

12. La maniobra de fondeo no es una maniobra difícil pero es importante seguir los pasos descritos. Si estamos seguros que hemos realizado un buen fondeo, no estaremos continuamente preocupándonos por si el barco garrea o choca con otras embarcaciones y disfrutaremos tranquilamente de un fantástico día en el mar.

 

 LEVANTAR EL FONDEO

 Esta maniobra no lleva tanto tiempo como la anterior, pero es importante que la tripulación esté atenta, y que al menos haya una persona en proa y otra en el timón.

1. Encenderemos los motores, comprobando que no hay ningún bañista cerca de nosotros.

2. Comprobamos que todo esté en orden, que la escalera de baño esté colocada y que no haya objetos como toallas o gafas de buceo que puedan caer al mar una vez nos pongamos en marcha.

3. Pediremos que alguien nos ayude desde la proa y nos vaya indicando por dónde viene la cadena y dónde se encuentra el ancla, para ayudarnos con el timón y subirla con menos resistencia. Sólo vamos a virar (subir) el ancla cuando estemos encima, nunca dejaremos que el molinete haga más fuerza de la que toca, ya que se puede estropear.

4. Los últimos metros los recogemos más lentamente para que el ancla no golpee el casco de la embarcación. Una vez arriba, la aseguraremos, recogeremos las defensas y nos pondremos en rumbo a nuestro destino.

COMPARTIR:

Related Posts